:: EXPERIENCIAS CON EL AMATITLANIA NIGROFASCIATA

Por: Alexis Martínez Terrero, Ciudad de La Habana, Cuba.

En no pocas ocasiones, colegas acuaristas, cometemos el error de juzgar a las cosas por su nombre. Imaginen por un instante en una casa de ventas cuando al preguntar curiosamente por un pez que nos llama mucho la atención, sencillamente nos responden: “Es el cíclido convicto”. Si cierto es que la palabra convicto no alude a buenas referencias es justo entonces conocer que esta denominación viene dada a que presentan unas líneas negras verticales que los hace lucir como si vistieran el atuendo regular de los reclusos. A pesar de prevalecer este nombre común también se les conoce como “Congas”, que a juicio muy particular de este autor pudiera apuntar al comportamiento bien activo y nada penoso que constantemente tienen.

Provenientes de Centroamérica, son peces fuertes y de gran adaptabilidad. Pertenecen a la familia de los cíclidos y se conocen en dos variedades de color, la rayada y la blanca, (mal llamada albina, pues presenta los ojos negros). Los machos son más grandes que las hembras y tienen terminaciones más largas en sus aletas dorsal y anal. Las hembras a su vez presentan una coloración azulosa-naranja al alcanzar la adultez. A pesar de no superar los 15cm es recomendable acuarios a partir de los 60L para una pareja, pues espacios más reducidos puede provocarles estrés y hacer imposible la convivencia entre los peces del acuario. Aceptan con gusto gran variedad de alimentos, prefiriendo claro está los vivos y naturales.

Una característica por la que tal vez sobresalgan estos animales es su agresividad, y es un punto el cual me gustaría detenerme. Nadie puede tener duda de que estos animales son agresivos, pero recuerden siempre que el león no es como lo pintan. Sin que tampoco quiera decir que son pacificas, las congas son capaces tanto de enfrentar a peces mucho mayores que ellas como de convivir en las condiciones adecuadas con otros grupos de peces logrando un acuario comunitario armónico y perfectamente sostenible.

Si se quiere asociar a otros habitantes, lo primero seria contar con un acuario con el suficiente espacio para decorar delimitando territorios aptos para ellos y sus compañeros, que por lo general, y teniendo en cuenta los que encontramos en Cuba, también necesitarán de estas condiciones. Candidatos pudieran ser algunos como el Thorichthys meeki (Boca de fuego), el Astronotus ocellatus (Oscar), el Rocio Octofasciatum (Jack Dempsey) y la Nandopsis tetracanthus (Biajaca o Cíclido cubano). Con otros cíclidos africanos como la Oreochromis mossambicus (Tilapia) o las Hemichromis bimaculatus (Joyas) también se logra la asociación. Estas especies comparten muchos aspectos en común posibilitando que sea posible su convivencia.

Muchas veces el desconocimiento provoca que asociemos como compañeros de acuarios a peces más débiles o de requerimientos diferentes, por lo que terminan siendo lastimados o muertos. Los convictos son muy territoriales, y a la vez que se apoderan de una zona del acuario nadie entra ahí, so pena de una buena paliza, y vale resaltar que no cejan en su empeño a la hora de expulsar intrusos hasta que no consiguen su cometido. Este comportamiento sin embargo, es del deleite de muchos acuaristas que disfrutan de ver en acción a estos peces cuidando su espacio.

La otra gran atracción la ocurre a la hora de reproducirse. En la freza estos peces se tornan particularmente más agresivos de lo normal y acentúan su comportamiento territorial. Considerados aptos para principiantes ya que a pesar de ser ovíparos su reproducción es fácil; son animales prolíferos y ponen con frecuencia, además de ser excelentes padres son capaces de hacer prosperar su prole en acuarios con otros peces.

La puesta se hace sobre una superficie meticulosamente limpiada con anterioridad por ambos padres. Una vez hecha esta ningún otro habitante del acuario podrá acercarse al la zona de desove, mientras los huevecillos son abanicados constantemente. Las larvas eclosionan al tercer día y forman grandes grupos que reaccionan con los movimientos de sus padres. Al comenzar la natación pueden ser alimentados con artemia, pasando prontamente a la fase en la que se les puede suministrar el tubifex troceado.

En un acuario poblado con más peces podemos disfrutar de todos unos padrazos, no pierden ni un segundo la vigilancia ni el control de su prole. Al comenzar la natación, las pequeñas larvas comienzan a querer dispersarse por el acuario donde son constantemente recogidas por sus padres y llevadas al grupo nuevamente. Luego de esta fase la pareja comienza a pasear a su cría por todo el acuario, siendo esto una odisea para los restantes habitantes del lugar. Los alevines crecen desigualmente y se apreciaran diferencias en cuanto al tamaño durante el crecimiento.

Por todos estos motivos las congas son una opción popular para nuestros acuaristas. Su mantenimiento, es sin duda un buen comienzo para el acuarista novel que forjará las bases para futuros retos. Para los que gozan de alguna experiencia ya, sabrán entonces que siempre es un gustazo ver como se desenvuelven estos singulares animalitos en un acuario que satisfaga sus necesidades y como también, por el contrario llegan a ser un dolor de cabeza cuando no los tienen en condiciones adecuadas. Sin dudas podemos animarnos, es solo aceptar con responsabilidad el reto.

Foto: Amatitlania nigrofasciata, “Cíclido Convicto" o "Congas".
Foto: Pareja de Amatitlania nigrofasciata protegiendo la puesta.
Foto: Alevines de Amatitlania nigrofasciata alimentados con Artemia.

 

Copyright (c) 2003-2008 de Aqua Cuba.
Los contenidos de esta página son © de Cuba en El Acuarista y podrán ser reproducidos mencionando URL y autor.
Hosting: El Acuarista. Diseño de páginas web: Miguel S. Bayona.