:: UN PEZ DE FUEGO

Por: Alexis Martínez Terrero, Ciudad de La Habana, Cuba.

Pudiera parecerles por el título, queridos colegas acuaristas, que el pez del cual ahora les comento no puede vivir en el agua, porque tal vez la palabra fuego es una buena antítesis para referirse a un animal que vive en un medio líquido, pero permítanme alegar, que entre las especies que contamos comúnmente entre los comercios cubanos, esta es una de las que puede por sí sola encender en todo su esplendor un acuario con su colorido, carácter y estilo de vida. Les hablo nada más y nada menos del Thorichthys meeki, comúnmente conocido en nuestro país como “Boca de Fuego”.

Originario de Centroamérica, lo encontramos en su hábitat natural en Yucatán, Belize y Guatemala, principalmente en ríos que desemboquen en la vertiente Atlántica. En esos lugares también son conocidos como "toritos" dado a que los machos siempre están rivalizando entre sí y para ello exhiben un intenso color rojo fuego en su zona ventral que con sus opérculos abiertos y enfrentados de frente unos con otros brindan un fascinante espectáculo para todo aquel que los observa.

Perteneciente a la familia de los cíclidos, el boca de fuego alcanza alrededor de los 15 cm los machos en la naturaleza, y comúnmente en los acuarios no sobrepasan los 12 cm los machos y 8 cm las hembras. Vale resaltar tal vez por eso que el ejemplar de la foto nacido y mantenido en cautiverio contaba con 14 cm en el momento que fue fotografiado. Los machos además de tener más intenso el color, ser más grandes y corpulentos presentan la aleta dorsal más larga y puntiaguda que las hembras.

Por lo general son peces con una gran adaptabilidad, en el sentido de que asimilan casi todo tipo de alimentos, incluso llegando a comer de la mano, y por otro lado no son exigentes en cuanto a las condiciones del agua, siempre y cuando esta se mantenga con buena calidad claro está. Para su mantenimiento es recomendable utilizar grava fina en el acuario para evitar que se dañen cuando caben, pues gustan de revolver el sustrato, así como también se pueden utilizar plantas y sobre todo lugares que le proporcionen refugio y a su vez propicien la formación de territorios. Entre los cíclidos es de los que más respeta las plantas, por lo que con unas piedras cerca del tallo puede ser suficiente en la mayoría de los casos para evitar que estas sean desenterradas.
Respecto a su agresividad podríamos decir que es una especie relativamente agresiva, que un boca de fuego sea agresivo o no es un aspecto que dependerá de varios factores los cuales veremos a continuación.

1. Naturaleza del pez
Si bien es cierto que comparado con muchos miembros de su familia el Thorichthys meeki es un pez bastante pacífico, también es innegable que su propia naturaleza obliga a los machos pelear entre sí, así que un acuario donde convivan varios individuos será incuestionable la continua rivalidad entre ellos, aun estando ambos contendientes en territorio neutral, es decir que se encuentren fuera de territorio de alguno de los dos.

2. Territorialidad
Como cíclidos que son, son peces marcadamente territoriales que no dudaran en atacar a cualquiera que atraviese sus dominios. Entre ellos, una vez establecida la autoridad de los territorios no intentaran violarlos constantemente, pero de vez en cuando sus encontronazos habrá.

3. Época de cría
En el periodo de reproducción su comportamiento se vuelve bien agitado, se puede decir que es cuando más violento se puede encontrar. En un comunitario, no tolerará la cercanía de ningún pez a su territorio e inclusive puede llegar a matar a la hembra. En este caso será mejor que la hembra tenga suficiente espacio para huir o esconderse para que el macho no llegue a matarla. Si nuestra intensión es llegar a reproducirlos y no tenemos una pareja formada, entonces tendremos que trabajar un poco más. Un buen intento seria separar a los dos ejemplares a una pecera de alrededor de 60L y observamos el comportamiento del macho. Si maltrata a la hembra entonces optamos como medida poner un divisor transparente que permita la visualización de ambos. Del lado del macho dejamos una piedra de superficie lisa o cualquier otro material que la sustituya en donde futuramente se tendrá la puesta. Las señales que nos indicaran cuando debemos retirar el separador van desde que se pueda observar bien afuera la papila genital del macho (más fina y puntiaguda que la de la hembra), hasta verlo limpiando esmeradamente la superficie lisa, entonces hacemos la prueba y retiramos el divisor .Prestamos atención a su comportamiento, en caso de que sea igual de agresivo, aislamos nuevamente la hembra, y así vamos probando hasta que sea posible la aceptación de ambos. Son peces monógamos y una vez lograda la puesta por lo general son buenos padres.

4. Poca tolerancia a otros peces de adulto
Uno de los acuarios geográficos más comunes que intentan recrear las personas que tienen cíclidos en Cuba es el de grandes cíclidos americanos. Las especies que encontramos en nuestros lugares de venta hacen a 4 de ellas las seleccionadas para integrar este acuario, las cuales son:

  • Archocentrus nigrofasciatus, conocido como “Conga” o “Convicto”
  • Astronotus ocellatus, “Oscar”
  • Cichlasoma Octofasciatum“Jack Dempsey”
  • Thorichthys meeki, “Boca de Fuego”
Foto: Thorichthys meeki, “Boca de Fuego”.
Thorichthys meeki juveniles
Detalles de la aleta dorsal y anal con punta bien pronunciada
Ejemplar macho ostentando sus colores
Thorichthys meeki expulsando a un
Astronotus ocellatus “Oscar” de su territorio

Pues bien, referí el nombre de las especies para que puedan apreciar que no hablamos de peces muy tranquilos que digamos, más bien son animales de carácter fuerte, que limitan territorios y que pelean sin importar incluso el tamaño del oponente por defender su espacio o su cría.

Entonces, si optamos por formar este acuario introduciendo los peces en estado adulto, encontraremos de seguro muchas inconveniencias entre sus habitantes, que seguro quedaran manifestadas en la marcada agresividad de muchos, el estrés de otros y la muerte de alguno.

Mejor criar a varios desde pequeños
¿Mis cíclidos son agresivos? ¿Se llevan mal? Estas son preguntas en las que definitivamente podemos influir, aunque nadie espere nunca que una conga se vuelva pacífica, pero es realmente posible que estos animales se lleven bien entre ellos.

Si juntamos varios peces de pequeños en varios grupos podemos hacer que crezcan juntos obteniendo las siguientes ventajas: Forman parejas voluntariamente, por lo que aumentan las posibilidades de que se lleven bien. Al establecer territorios estos son respetados más que cuando introducimos miembros nuevos que tienen que llegar a disputar alguno. Digamos que cada uno sabe quién es quién, por raro que parezca los ejemplares que han crecido juntos saben con quién probar fuerza y con quién no, lo que reduciría considerablemente las peleas.

Por lo general, al crecer junto a otros peces, estos tienden a respetar un poco más a sus compañeros de crianza que a los nuevos que llegan. En mi caso mantuve un boca de fuego desde que tenía 4 cm aproximadamente en una pecera bien plantada, y llena de escalares hasta que alcanzo su adultez. Curiosamente, y a pesar de ser el único de su especie en el tanque, creció sin mayores contratiempos y sin hacerle la vida imposible a ningún escalar, una que otra vez los molestaba, pero realmente no era significativo. Cuando estuvo lo suficientemente grande lo moví a una pecera donde tenía una pareja de Astronotus ocellatus ya formada. El acuario de gran volumen (315L), contaba con gran espacio, territorios y escondrijos para elegir al gusto, condiciones ideales para lo que pensé podía ser una adaptación tranquila. El final fue el que vieron en las fotos anteriormente. Solo estuvo dos días tranquilo, no solo les quitó el territorio que tenía la pareja de Oscares mucho más grande que él, sino que los arrinconó en la esquina superior derecha de la pecera y no los dejaba siquiera moverse para comer, nadaba a plenitud por todo aquello y si alguno se atrevía a moverse aunque fuese cerca, enseguida regresaba con sus opérculos abiertos y su garganta enrojecida a enfrentarlos. Los Oscares estuvieron alrededor de 2 semanas y medias en esas condiciones hasta que me decidí a quitarlo, pues siempre mantuve la esperanza de que llegaría a un acuerdo y todos se llevarían bien, pero aprendí que en estos casos es mucho mejor si los acuerdos los ponemos nosotros.

Espero que lo intenten en casa.

Copyright (c) 2003-2008 de Aqua Cuba.
Los contenidos de esta página son © de Cuba en El Acuarista y podrán ser reproducidos mencionando URL y autor.
Hosting: El Acuarista. Diseño de páginas web: Miguel Bayona. Actualizada el 22-08-2008.