:: ALGUNOS CONSEJOS PARA COMENZAR EN EL ACUARISMO

Por Omar Iruela Gonzalez, Güines, La Habana, Cuba

Capítulo VI
“Las Plantas
"

Capitulo II: “El Agua”

La mayoría de los aficionados, sin tener muchos conocimientos que considera complicados, logra éxitos pero solamente con peces no muy exigentes como Colisables, Platys, Guppys, Cebritas, algunos Barbos. También es real que muchas veces los parámetros bioquímicos del agua se alteran tanto que los peces no lucen sus colores, no se desarrollan, no se reproducen, se enferman ocurriendo lo mismo con las plantas y no se sabe por qué.

No queda más remedio al verdadero acuarista que conocer un poco más sobre las características del agua donde viven nuestras mascotas si queremos tener bastantes éxitos en la cría y mantenimiento además de prevenir catástrofes que desanimen a los novatos.

Lo haremos de la manera menos densa posible y sin pretender convertir a los lectores en colegas de Mendeleiev.

Los compuestos más importantes que nos interesan del agua son el cloro, pH, GH y los compuestos nitrogenados.

Debemos recordar antes que nada que los organismos que viven en un acuario (peces, invertebrados y plantas) son influidos directamente por las características físicas, químicas y biológicas del medio liquido. Estas características son estables en un río o un lago, lo que no sucede en una pecera desde que arriba a ella el primer pez al cual siguen muchos mas, casi siempre provenientes de especies originarias de diversas partes del mundo, con parámetros diferentes de sus ambientes naturales.

Ya sé que algún lector avezado ripostará afirmando: “pero yo tengo juntos escalares Colisables, Cebritas, Mollys y cada especie proviene de un lugar distinto o sea Amazonas, México o la India y no pasa nada porque están adaptados al agua de Cuba”.

Lo anterior es una media verdad y una media mentira, como usted prefiera llamarlo. Si algún parámetro se altera mas allá del limite aceptable se provoca estrés en el ejemplar, lo que actúa como factor predisponerte o como causa de enfermedad. Actuar a ciegas con el agua cuando tenemos muy diversas especies es un riesgo e incluso voy a hacerme el harakiri: yo lo he hecho (¿Quién no?). Tal vez por eso es que tenga remordimientos cuando recuerde la muerte “inexplicable” de algunos de mis Ramirezzis.

En el mantenimiento de su conjunto acuático muchos andan a ciegas con el agua pero si se pretende reproducir discos o tetras, otro gallo cantará, pues hay que imitar al máximo las condiciones de su hábitat si queremos que críen.

El agua pura no existe en la naturaleza, es decir, no sólo es H2O, sino que contienen gases disueltos, compuestos orgánicos, sales minerales, metales, cloro.

En las ciudades el agua contiene por medidas higiénicas, una cantidad excesiva de cloro. Si bien la cantidad de cloro que queda en el agua no es dañina para los humanos, para los peces puede ser mortal. Por todo ellos NO PODEMOS INTRODUCIR DIRECTAMENTE LOS PECES EN UN ACUARIO QUE CONTENGA TOTALMENTE AGUA DE LA LLAVE RECOGIDA RECIENTEMENTE.

Normalmente los acuarista recurren a dos soluciones ante este problema: una de ellas es cuando efectúan un cambio de agua sustituir con el agua directa de la llave tan solo la tercera parte del volumen contenido en la pecera conservando dos tercios originales que no contienen cloro reduciendo así el impacto dañino para los peces. De todos modos no es una buena variante. La mejor por ser más segura es liberar el cloro del agua que llegará al acuario. ¿Cómo hacerlo?

El cloro se evapora con relativa rapidez, basta dejar el agua en reposo un poco mas de 24 horas y si esa agua se agita con una fuerte aireación pues mucho mejor. Para el aficionado que lo que quiere todo de prisa en su vida, los comerciantes ofrecen los conocidos “Anticloro” que no es otra cosa que el THIOSULFATO DE SODIO (Na2S2O3) que neutraliza el cloro rápidamente y se aplica a razón de 1 gramo por cada 3 litros de agua.

El pH
En todas las aguas naturales encontramos cantidades disueltas de sustancias ácidas y alcalinas. Si la proporción de sustancias ácidas es mayor que la proporción alcalina, el agua tendrá una reacción ácida, y viceversa. Si ambas proporciones están más o menos igualadas, se habla de agua neutra.

PH es la abreviación de “Potencia de Hidrogeno”. El pH mide la intensidad de las reacciones ácidas o alcalinas del agua. Su escala oscila entre 0 y 14. Cuando posee un pH cercano a 7, el agua es neutra; si el valor pH es inferior a 7, tenemos aguas ácidas y si es superior, hablamos de agua alcalina.

Acido
Neutro
Alcalino
0
7
14

¿Por qué le interesa a un acuarista el pH? Pues porque si bien en su ambiente natural la mayoría de los peces viven en aguas con pH entre 6 y 7.5, algunos peces como los procedentes de los grandes lagos africanos requieren un agua mas alcalina de 8 a 8.5. Las especies de América del Sur como los discos, los Tetra Neón y el cardenal requieren de un pH más ácido de lo normal. En ese tipo de peces ajustar bien el ph equivale a éxitos en su cría, mejores colores y mejor confort.

Para medir el pH existen equipos elementales colorimétricos, líquidos o en tiras de papel que dan valores aproximados pero lo suficientemente confiables. También hay aparatos electrónicos llamados Peachímetros, que dan valores exactos e instantáneos, basta introducir el extremo del pulsor dentro del agua para que aparezca el valor exacto del pH de dicha solución. Estos útiles aparatos han ido apareciendo en las tiendas de mascotas en divisas de la Ciudad de La Habana.

Para medir el pH por el método colorimétrico se usa el azul de bromotimol que en contacto con el agua produce cambios en su coloración y cubre el rango de 6 a 7.6 como lo podemos ver en el siguiente cuadro:

Color
pH
 
Amarillo

6.0 (moderadamente ácido)

 
Verde
7.0 (neutro)
 
Azul
7.6 (Alcalinidad)

Como datos prácticos daremos el pH de algunos productos que podemos usar en la corrección de problemas de acidez o alcalinidad.

Productos
pH
Vinagre

2.0

Zumo de limón
2.1
Agua de lluvia
6.5
Agua destilada
6.2 – 6.9
Solución de bicarbonato
8.5

Teóricamente el agua destilada debería tener un pH de 7, es decir neutro, pero resulta que es ligeramente ácido, debido a que absorbe anhídrido carbónico (CO2) y otras impurezas del aire y de las vasijas que la contienen.

Haciendo hervir el agua y guardándola durante su enfriamiento en recipientes de vidrio, evitando el contacto con el aire el pH es de 6.2 a 6.9.

La mayoría de las aguas potables tienen un pH que va de 6.8 a 8.

El pH es un parámetro muy importante que me gustaría exigir a mis amigos de afición como exigen muchos libros de acuario que se vigile constantemente, pero no ignoro que es utópico pedir a un acuarista cubano que lleve un registro periódico del agua de sus peceras, no solo por falta de tiempo sino también de recursos. A pesar de todo alerto que el pH en un sistema cerrado como es el acuario tiende a variar como consecuencia de las reacciones bioquímicas que se producen en su interior. Entonces, al menos, tengamos a mano una forma de medirlo y hagámoslo rutinariamente cada 15 días si podemos.

Una ultima interrogante sobre este aspecto ¿Cómo modificar el pH? Un método casero de acidificar el agua es añadir gotas de juego de jugo de limón (ácido cítrico) hasta llegar al valor de ph deseado o usar turba (de la cual se hablara próximamente).

Si se desea el efecto contrario (alcalinización el pH) podemos adicionar bicarbonato de sodio lentamente hasta lograr el punto óptimo que queremos. Igual consecuencia de un pH alto se logra adicionando conchas, rocas y materiales calcáreos en el acuario.

Dureza General (GH)
Las aguas duras son las que contienen exceso de calcio y magnesio. Esta agua no disuelve bien el jabón y por lo general aparecen asociadas a un pH alto (alcalino) estable. Agregando agua blanda (destilada) o filtrada a través de turba se reduce la dureza.

La dureza del agua se mide en grados de dureza. Se han establecido diversos sistemas de graduación, pero el más utilizado es el de dH o gradiente de dureza alemana.

De acuerdo a esta graduación podemos clasificar las aguas del modo siguiente:

- Agua muy blanda 0 - 5 grados
- Agua blanda 5 - 10 grados
- Agua media 10 - 15 grados
- Agua dura 15 - 20 grados
- Agua muy dura más de 20 grados

Se puede diferenciar dos tipos de dureza: la temporal y la permanente. La suma de ambas sería la dureza total:

Dureza temporal: Es la cantidad de sales de calcio y magnesio en forma de bicarbonatos. Si hervimos el agua estos bicarbonatos pasan a carbonatos, los cuales no son solubles y precipitan, dejando de actuar como elementos endurecedores. De lo anterior se le llama dureza temporal porque puede ser eliminada por ebullición, Se designa con las siglas “KH”. Es conocida igualmente como dureza de carbonatos.

Dureza permanente: Es la proporción de las sales de magnesio y calcio pero en forma de sulfatos, cloruros y otros compuestos y no puede eliminarse por ebullición por lo que se denomina permanente. Se designa como “NKH” y se le conoce también como dureza no carbonatada. Como indicamos, la suma de ambas durezas nos da la dureza total simbolizada “GH”.

KH + NKH = GH

Ahora bien en la práctica podemos sospechar que la dureza ha aumentado cuando observamos una película blanquecina en los bordes superiores de los vidrios del acuario.

Este aumento de la dureza será más o menos perjudicial para nosotros en dependencia de los peces que tengamos. Por ejemplo: un molly siempre lo agradecerá pero un Neón o un Disco si pudieran sacarían la cabeza del agua y protestarían.

El agua de un acuario tiende a endurecerse paulatinamente por dos razones:
Se van creando constantes reacciones biológicas que proporcionan sales de sulfato, cloruros, nitratos a pesar de que las plantas de la pecera se alimentan de parte de esas sales. El otro motivo se produce por la evaporación del agua, que si bien se pierde, no evapora las sales del acuario que se van acumulando. De ahí que es un error garrafal conformarse con reponer el agua evaporada de nuestra pecera sin tocar nunca el agua residual. Es vital efectuar cambios periódicos de agua siguiendo las reglas de las que hablaremos en un próximo artículo. Estos cambios de agua tienen como objetivo eliminar productos residuales que van resultando dañinos a los peces.

A los efectos de corregir los valores de dureza debemos recurrir a medidores específicos, que también se encuentran en las tiendas de mascotas de la Ciudad de La Habana. Sinceramente menciono estas tiendas porque desconozco si en otras capitales de provincia existen, pero si podemos citar que en La Habana la corporación CUBALSE oferta estos productos en dos o tres unidades.

Para ablandar el agua lo mejor es optar por cambios parciales de agua muy lentamente si lo hacemos con los peces adentro del acuario, con no más del 50% de agua destilada. Con igual propósito podemos filtrar el agua con turba o zeolita.

Introducir en el acuario piedras calcáreas ayuda a endurecer el agua lentamente y seria una solución para los que necesitan aumentar la dureza. Cualquier tipo de roca o arena cálcica provocara endurecimiento del agua ya que el carbonato cálcico que contienen se va diluyendo en el agua, por tanto no se aconseja usar esos materiales con peces que requieran aguas blandas.

Compuestos nitrogenados
Los compuestos nitrogenados en el acuario tienen su origen en la descomposición de materia orgánica contenida en los restos de alimentos ricos en proteínas (los alimentos vivos y las hojuelas contienen entre el 30 a 45%), en las excretas y orina de los peces, en los caracoles muertos, el agregado de abonos a las plantas o los restos de estas plantas e incluso el aumento de estos compuestos en el acuario es significativo cuando falta una buena aireación, tenemos muchos peces, provocándose escasez de oxígeno en el agua que favorezca el ciclo del nitrógeno y la liberación de amoniaco.

¿Por qué hablamos de amoniaco? Debido a que es el primer producto que se forma como resultado de la descomposición de la materia orgánica en el agua tanto en el sustrato como suspendida en el líquido donde nadan los peces. Los restos de heces, comida, etc. son descompuestos por una serie de bacterias que producen este amoniaco, el cual es toxico para nuestras mascotas incluso a concentraciones bajas.

El amoníaco (NH3) no permanece estable en el acuario, sino que es transformado en nitritos (NO2) por unas bacterias del género Nitrosomas. Seguidamente este proceso Amoniaco - Nitritos - Nitratos se le conoce como Nitrificación y a todas estas bacterias que lo efectúan Bacterias nitrificantes.

Los nitritos, primera etapa de la nitrificación, al igual que el amoníaco son tóxicos para los peces a partir de un valor de 0.5 mg/L, aunque la tolerancia varia dependiendo de las diversas especies de peces. Si el acuario está sano, los nitritos serán transformados rápidamente en nitratos.

Los nitratos, producto final de la nitrificación, no son tóxicos a los animales acuáticos hasta que alcancen valores muy altos. Cifras grandes de nitratos, más que toxicidad, produce malestar general, apatía, lentitud en el crecimiento. Por eso si bien no es un peligro mortal nos conviene tenerlos a raya ya que dentro de la pecera se va acumulando. La medida número uno contra esto sigue siendo la citada hace un rato: CAMBIO PARCIAL DEL AGUA VIEJA POR AGUA NUEVA.

Se puede considerar cifra peligrosa de nitratos la de los 100mg/L aunque en el caso de los invertebrados marinos soportan muy mal valores mayores de 40mg/L. Las plantas del acuario consumen una parte de los nitratos, de lo que debemos concluir la ventaja que constituye tener el acuario plantado. Sobre las plantas volveremos en un próximo artículo.

Copyright (c) 2003-2008 de Aqua Cuba.
Los contenidos de esta página son © de Cuba en El Acuarista y podrán ser reproducidos mencionando URL y autor.
Hosting: El Acuarista. Diseño de páginas web: Miguel S. Bayona.