:: ALGUNOS CONSEJOS PARA COMENZAR EN EL ACUARISMO

Por Miguel S. Bayona Valentín, La Habana, Cuba.

Capítulo VI
“Las Plantas
"

Capítulo VI: “Las Plantas en el Acuario, 5ta parte”

Antes de comenzar esta nota, debo hacer una breve aclaración, con el objetivo de evitar la confusión que pueda ocasionar la reiterada presencia de algunas de las plantas que representan las siguientes subcategorías que veremos a continuación: “Plantas de rizomas” y “Plantas de rosetas”. Este grupo de plantas se caracterizan por su resistencia dentro y fuera de los acuarios. Exceptuando solo los géneros de Nuphar y Nymphoides, las cuales si necesitan de cuerpos de agua para mantenerse en buen estado, el resto puede hallarse en la naturaleza de forma emergida, incluso resistiendo largos períodos de seca. La gran mayoría son aptas para cualquier tipo de acuario, inclusive, si tenemos en cuenta que algunas pueden llegar a sobre pasar los 50cm de altura, pudiendose emplear en la decoración, tanto interna como externa, de un estanque. También veremos que hay plantas que sirven para tapizar los suelos, como son el trébol acuático (género Marsilea) o la cinta enana (Sagittarias subulata) y la Anubia nana o el Helecho de Java (Microsorum pteropus) para cubrir troncos o rocas.

La diversidad de colores, formas y tamaños, además de las pocas exigencias de muchas de ellas en cuanto a la iluminación o nutrientes en el sustrato, hacen que estas plantas se conviertan en objeto de búsqueda constante para los acuaristas, de hecho, algunas de ellas, hasta se encuentran muchas veces entre las más costosas y difícil de obtener en nuestros comercios. Lo cierto es que, tanta variedad, permite al aficionado recrear una decoración exuberante, llena de contrastes en conjunto con otros tipos de plantas de tallos, de las que ya hablaremos en una próxima edición.

Las plantas de roseta, reproducción por rizoma y estolones
Al igual que las plantas de bulbo, se conoce que las plantas de rizoma y/o de rosetas son perennes. Carecen de tallo y las hojas nacen en la parte superior de la corona basal, mientras las raíces brotan por el extremo opuesto de la misma. En este caso, las hojas salen del centro de la corona hacia fuera, quedando siempre protegidas las hojas nuevas en el interior de esta. Sin embargo, cuando hablamos de helecho de Java, trébol acuático u otra planta de similares características, esta regla no se cumple porque, las hojas y las raíces nacen a partir del rizoma. Esta es la razón por lo que no debemos juntar las plantas en ambas subcategorías, en cambio nos vemos obligados a repetir los nombres de las mismas, una y otra vez, en ambos grupos. También se caracterizan por tener un fuerte aparato radical, el cual beneficia al sustrato con el constante movimiento de las raíces en desarrollo. La manera de reproducir a estas plantas es muy parecida, se puede lograr por tres vías, la polinización de sus flores o a través de los rizomas y estolones. Por ahora les sugiero solo ver la reproducción por rizoma y estolones, dejando así la polinización para un futuro artículo dirigido a un nivel más avanzado.

Plantas como Anubia, Pogostemon, Cryptocorynes, Echinodorus, Nuphar, son algunas que utilizan el rizoma como una vía de propagación. Tomemos entonces nuevamente, al género Anubia, como referencia para identificar fácilmente el rizoma. El rizoma, a diferencia del bulbo, es una raíz que permite a la planta guardar nutrientes y reproducirse. Véase a continuación la foto que muestra el rizoma de la Anubia barteri, es la raíz gruesa con entrenudos cortos, en él podemos también notar el brote de las yemas y las raíces adventicias. El mismo, crece de forma horizontal y de las yemas nacen las nuevas hojas. Las raíces que brotan de este, ayuda a la planta a aferrarse al sustrato o tronco. En caso que deseemos sujetarlo a un tronco o una roca, debemos amarrar la planta con un hilo, oscuro de ser posible, para que se pierda entre las raíces y el fondo. Al momento de situarlo sobre la superficie donde será atado, basta con guiarnos por los propios movimientos ondulatorios que el rizoma presente. En el caso del helecho o el trébol, el rizoma también puede ser cortado, con cuidado de no ser dañado en los tramos intermedios donde no tengan hojas o raíces, lo que nos permitirá obtener nuevas plantas.

Algunas de este grupo de plantas presentan un crecimiento lento como las Anubias, Cryptocorynes, algunos Echinodorus, en cambio las Sagitarias y Vallisnerias son mucho más rápidas en colonizar un acuario. Precisamente, estos, son dos géneros que definen con mayor fidelidad el grupo de plantas de rosetas y no se reproducen por rizomas, sino por estolones, y estamos obligados una vez más a mencionar a las Cryptocorynes y Echinodorus, las que también se propagan por esta vía.

El estolón nace a partir de la corona como si fuese un tallo subterráneo de donde surgirán los nuevos brotes o plantas hijas como también se les conoce. No es recomendable cortarlos hasta tanto las nuevas plantas no estén bien desarrolladas, en caso contrario pueden atrofiarse y morir con el tiempo.

El mantenimiento
Un aspecto fundamental que debemos cuidar a la hora de sembrar este tipo de plantas en el acuario es, el tiempo que tardan las plantas en adaptarse y colonizar una sección del mismo. Mencionábamos anteriormente que, algunas de estas plantas se caracterizaban por no necesitar abundante luz, las Anubias y las Cryptocorynes por ejemplo, que además son de crecimiento lento. En cambio, las Sagittarias y Vallisnerias crecen bastante rápido, exigiendo más iluminación y menos suelos nutritivos. Esto nos obliga a ubicarlas en secciones diferentes dentro del acuario, en caso contrario las Sagitarias terminaran asfixiando a las Cryptocorynes en un intento por sobrevivir. Para evitar este mal que hacemos, mayormente por desconocimiento, lo primero que haremos es un estudio de los requerimientos de cada planta que vamos a emplear para la decoración del acuario. Luego, si no están apurados, dibujar en un papel más o menos la idea que tenemos concebida y darle ubicación a las plantas según sus las características. Las que son de sombra y crecimiento lento hacia un lado lejos de las de rápido crecimiento. Al tener todo planteado en el papel, podemos determinar cuales áreas del sustrato debemos enriquecer. Por ejemplo, las exigencias de hierro en las Cryptocorynes y Echinodorus, no son las mismas para Anubias, ni Marsileas y en el caso de los Helechos, estos absorben mas nutrientes por sus hojas que por sus raíces. En cuanto a la iluminación, sugiero hacer uso de plantas de mayor tamaño como los Echinodorus para dar sombra a otras de menor exigencia.

Hay quien prefiere evitarse todo este dilema sembrando en pequeñas macetas dentro del acuario. Lo malo de este método es que, cada cierto tiempo deberá podar sus raíces y renovar el sustrato de la maceta. Claro, que con el tiempo, aquellos que han sembrado directamente en su acuario tendrán que hacer lo mismo, con la única diferencia que se puede añadir directamente el sustrato a la gravilla sin necesidad de desenterrar la planta, a menos que deseemos cambiar el diseño de nuestro acuario.

La poda para este tipo de plantas es muy fácil, solo debemos cortar aquellas hojas que están en mal estado. El corte debe ser lo mas cerca a la corona basal. Si se tratase de una Vallisneria y lo que deseamos es podar las hojas para bajar el tamaño de la planta, le sugiero utilizar una cuchilla de afeitar, porque al cortar la hoja de esta con una tijera, puede perjudicar a la hoja completa. En mi opinión, si lo que buscamos bajar el tamaño, cortemos las hojas mas grandes desde la base y dejemos solamente las más pequeñas o en caso contrario, sembrar algún tipo Sagittaria que no sea tan alta al crecer.

Antes de finalizar, quiero darless un par de consejos. El primero: las plantas de crecimiento lento sufren mucho el ataque de las algas, mas aun si sobrealimentamos a los peces, por lo que debemos supervisar este aspecto y evitar que se infecten. De ser así, limpiamos la hoja si esta sana o la cortamos si ya esta muy dañada. El segundo consejo es para cuando vayas de compra: allí vemos muchas veces las cintas florecidas y las compramos, esto es considerado un grave error, las flores de las plantas demandan mucho más nutrientes para mantenerse viva que las mismas hojas de la planta, por lo que ésta, muchas veces no llega a sobrevivir en nuestros acuarios. Por otra parte, cuando sembramos una nueva planta en el acuario, antes debemos podarla para que gane rápido vitalidad y le sea más fácil la adaptación.

Por regla general, si la planta esta a gusto en su pecera, terminará por emerger y florecer. No se desespere que haciendo las cosas bien siempre veremos los buenos resultados.

Bibliografía

Brünner G. y Beck P.: Nueva guía práctica de plantas acuáticas. Tetra-Verlag. Alemania. 1990.
Christel Kasselmann: Aquarium Plants. Krieger Publishing Company. Malabar, Florida.2003.
Peter Hiscock: Encyclopedia of aquarium plants. Interpet Publishing. 2003.
http://naturalaquariums.com
http://www.acuafilia.com
http://www.acuariofilia.net
http://www.acuariogallego.com
http://www.alaquairum.net
http://www.aquanovel.com
http://www.aquatika.es
http://www.guiaverde.com
http://www.miverdepasion.com
Copyright (c) 2003-2013 de "El Acuarista Cubano".
Los contenidos de esta página son © de Cuba en El Acuarista y podrán ser reproducidos mencionando URL y autor.
Hosting: El Acuarista. Diseño de páginas web: Miguel S. Bayona Valentín.